B. T. #3: La contestación del IBT